Posts con la etiqueta ‘Intercambio’

UBO recibió a 113 estudiantes de intercambio virtual

Estudiantes de Argentina, Ecuador, Perú, Colombia, España, México, Brasil, Bolivia, Paraguay y Francia, iniciaron este semestre un intercambio virtual en la Universidad Bernardo O’Higgins (UBO), miembro de nuestra red. En total, 113 estudiantes recibieron la tradicional Bienvenida a los Estudiantes Extranjeros, en el marco del Programa de Movilidad Virtual Internacional (PROMOVI), implementado en 2020 por esta universidad, durante el inicio de la crisis sanitaria por COVID-19 y con excelentes resultados.

UBO ha mantenido activos los convenios de cooperación a través de todo el mundo, dejando a un click de distancia a estudiantes de intercambio. Al respecto, la jefa de Relaciones Internacionales, María Francisca Bertoglio, expresó la alegría y el privilegio que significa para la universidad tenerlos en sus aulas, de momento todavía virtuales.

Los estudiantes recibieron inducciones de las áreas de mayor influencia para ellos durante su estadía: Dirección de Tecnologías de la Información, Dirección de Vida Universitaria y Dirección de Bibliotecas, además de conocer al equipo de la ORI que los asesorará y guiará durante todo el semestre que estén cursando. También tuvieron la oportunidad de encontrarse con algunos de sus padrinos y madrinas del Buddy Program, iniciativa creada este año para generar lazos de acompañamiento, ayuda y amistad entre los estudiantes extranjeros y sus compañeros de carrera.

Las carreras a las que llegaron los estudiantes fueron: Fonoaudiología, Ingeniería Civil en Medio Ambiente y Sustentabilidad , Periodismo, Ingeniería en Informática, Contador Auditor, Derecho, Psicología, Pedagogía en Educación Parvularia, Ingeniería Civil Industrial, Enfermería, Ingeniería en Realidad Virtual y Diseño de Juegos Digitales, Química y Farmacia, Tecnología Médica, Pedagogía en Inglés para Enseñanza Básica y Media, Obstetricia y Puericultura, Pedagogía en Educación Diferencial, Ingeniería Comercial, Nutrición y Dietética, y Pedagogía en Historia y Geografía para Enseñanza Media.

Fuente: UBO.

De Zaragoza a Santiago online: «Debatir me parece una buena forma de aprender»

En la Universidad de Zaragoza, España, donde estudia su último semestre de Trabajo Social, Laia Guerrero buscó información sobre las posibilidades que existían de realizar un intercambio en el extranjero, para enriquecer su currículum académico. Esta joven, que creció en el Principado de Andorra, siente una verdadera vocación por lo que estudia y su interés por aprender es permanente. Por eso, optó por inscribirse en la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) que, además, mantiene un convenio de cooperación académica con su institución de origen.

Fue así como en marzo pasado, a más de 11 mil kilómetros de distancia de Santiago, Laia comenzó sus estudios en modalidad virtual en la UTEM. Se convertía así en la séptima estudiante extranjera en matricularse en nuestra institución para cursar un intercambio online en 2021.

Laia se inscribió en cuatro asignaturas: Trabajo Social con Familias, Trabajo Social con Grupos, Psicología Social y Salud Mental y Psiquiatría. «En vuestra universidad se escucha muchísimo a los estudiantes y debatir me parece una buena forma de aprender. Eso lo veo como un valor añadido, así como también que sus profesores han ejercido como trabajadores sociales, pues sus conocimientos provienen de su experiencia práctica, lo que da sustento a la teoría”, valoró.

Me gustaría rescatar, también, como algo muy importante, ciertas iniciativas que conocí en Chile, a través del trabajo e investigación que realiza los profesores de UTEM. Me refiero, entre otras cosas, a las formas de organización social que se articulan en situaciones complejas como las que se han visto durante la pandemia. Para mí fue completamente nuevo ver cómo las personas se agrupan en torno a una olla común, donde cada una tiene una responsabilidad distinta para aportar a una causa colectiva”, destacó Laia.

Laia concluyó en junio su intercambio en nuestra casa de estudios, convalidando los créditos que le faltaban para terminar su carrera en la Universidad de Zaragoza. Durante cuatro meses, se conectó tres veces a la semana en forma remota, sorteando la diferencia de horarios entre España y Chile, para incorporarse a las clases en la UTEM.

En la actualidad, sintetiza su aprendizaje como un proceso que le será de gran utilidad en su futuro profesional. “Me parece muy relevante, como trabajadora social, incorporar nuevas herramientas que ayuden a las personas a empoderarse y ser más autosuficientes, algo sustancial de lo que he aprendido a través de mi paso por la carrera de Trabajo Social en la UTEM”, concluyó.

Una carrera que despierta «gran interés»

La directora de la Escuela de Trabajo Social de nuestra Universidad, Gabriela Gutiérrez, señaló que las/os estudiantes extranjeras/os que  han cursado asignaturas de la carrera, en su mayoría provenientes de España, “efectivamente destacan la cercanía del cuerpo docente, el acento formativo orientado a fortalecer la mirada reflexiva y crítica del estudiantado en torno a los diferentes escenarios sociales, así como también la importancia de pensar los elementos conceptuales y teóricos abordados al servicio de los derechos humanos y la justicia social en sus diferentes dimensiones”.

Por su parte, el Doctor Antonio Eito, Vicedecano y Coordinador del Grado de Trabajo Social de la Universidad de Zaragoza, señaló que la Escuela de Trabajo Social de nuestra institución académica “es un destino que despierta un gran interés. Las y los estudiantes que han realizado el intercambio, a su vuelta hablan maravillas del trato y la metodología docente”.

Y destacó que, pese a las dificultades que ha enfrentado la movilidad estudiantil a nivel internacional en la pandemia, el caso de Laia es muy destacable, toda vez que “pudimos tener una estudiante que ha realizado un intercambio virtual y ha quedado encantada con la experiencia”. “Por nuestra parte -agregó-, esperamos seguir con el programa de intercambio por muchos años y ampliarlo también a docentes e investigadores”.

Fuente: UTEM.

Estudiantes de Canadá realizaron pasantías internacionales en la UCM

La Universidad Católica del Maule (UCM) ofrece la posibilidad de realizar pasantías virtuales de investigación con académicos investigadores de la institución. Fue así como las estudiantes Chloe Leroy (tercer año de Biología) y Lihui Yang (cuarto año de Informática y Psicología), de la University of Victoria de Canadá, trabajaron codo a codo con la académica de la UCM, Dra. Sara Cuadros.

La académica dirigió el trabajo de estas dos estudiantes en temáticas relacionadas directamente a la línea de investigación de la Dra. Cuadros: Genómica Microbiana y Bioinformática. “Además del aporte que las estudiantes hicieron a mi investigación -señaló la académica- conformamos grupos de trabajo, que involucraron a estudiantes de prácticas y a colegas de otras unidades de la UCM, como la Dra. Vívian D´Afonseca, quien co-supervisó el trabajo de Chloe Leroy”.

Una de las estudiantes (Lihui Yang), que tiene formación en el área computacional, se dedicó a la comparación de tres diferentes herramientas bioinformáticas usadas para la predicción de sistemas CRISPR-Cas en los genomas de arqueas, lo que es parte del proyecto Fondecyt Regular de la Dra. Cuadros.

La otra estudiante (Chloe Leroy), cuya formación está más ligada a las ciencias biológicas, se dedicó al estudio genómico de los sistemas de defensa antiviral en bacterias patógenas de salmónidos, «debido a que este es un problema de gran importancia para la acuicultura en la actualidad, tanto para Chile como para la provincia de Columbia Británica, en Canadá”, afirmó la académica.

“Una experiencia maravillosa”

Ambas estudiantes valoraron esta alianza internacional entre ambas instituciones. “El programa cooperativo definitivamente me ayudó mucho con mi futura carrera”, dijo Lihui Yang. “Mi supervisora me contó su experiencia y por qué decidió trabajar en genética y sus historias de aprendizaje. Eso me inspiró a pensar en mí mismo. Estoy pensando en por qué elegí la Informática y la Psicología, qué tipo de trabajo quiero hacer”, sostuvo la estudiante.

“Lo que me inspira es que se trata de un trabajo real”, complementó Chloe Leroy, quien luego señaló que el resultado del mismo conduciría “a una publicación que podría influir en políticas y toma de decisiones y, por lo tanto, brindar nuevas opciones para el tratamiento de patógenos que actualmente dañan al salmón en Canadá y en el extranjero”.

A pesar de la distancia, tanto Leroy como Yang aprendieron mucho sobre la cultura chilena. Como dijo Yang, “escuché las historias locales y la cultura de mi supervisor y colegas. También compartí mis historias y experiencias con ellos”. Agregó que el trabajo también le dio la oportunidad de practicar su español y dice que su tiempo trabajando con la UCM fue “una experiencia maravillosa”.

Más sobre pasantías internacionales en UCM.

Se lanzó INILATmov+, plataforma de movilidad virtual para pre y postgrado de América Latina

INILATmov+ es un programa de la Iniciativa Latinoamericana para la Internacionalización de la Educación Superior (INILAT), conformada por las asociaciones y redes de seis países de la región: Argentina (FIESA-REDCIUN), Brasil (FAUBAI), Chile (Learn Chile), Colombia (RCI-ASCUN), México (AMPEI) y Perú (REDIPERÚ).  Estos países se unen oficialmente en agosto de 2020 para trabajar de manera cooperativa en potenciar permanentemente la internacionalización de la educación superior de América Latina y agrupan cerca de 600 instituciones.

Como primer resultado, se presentó este 9 de junio la plataforma latinoamericana de movilidad virtual, INILATmov+, ante unos 360 representantes de instituciones de educación superior de la región y con una excelente recepción. Se trata de un programa, sin costo para estudiantes e instituciones, que tiene como objetivo principal promover la movilidad virtual en pre y postgrado, activando las oportunidades de intercambio online y ampliando la cooperación y relaciones que unen a los miembros de las instituciones que integran INILAT.

Por primera vez, se busca impulsar a través de la cooperación, la movilidad virtual latinoamericana de pre, postgrado y educación continua a través de una plataforma en línea exclusiva para este fin y en el marco del trabajo conjunto de redes de internacionalización de la educación superior de la región.

Etapas del proyecto

Si bien se trata de un proyecto piloto, actualmente cuenta con más de 350 programas y sobre 60 instituciones latinoamericanas que han manifestado su participación. En esta primera etapa, la oferta académica disponible contempla programas online de pregrado (tanto asignaturas regulares como cursos cortos de universidades y de instituciones de educación técnico-profesional), postgrado y educación continua de instituciones de educación superior chilenas adheridas a este programa, que tienen convenios con instituciones que pertenecen a las asociaciones y redes que integran INILAT. En total, hay más de 1.300 cupos para estudiar en Chile el segundo semestre 2021.

En una segunda etapa, se incorporarán instituciones de otros países que integran INILAT y se facilitará la vinculación con las instituciones con las que no existan convenios de cooperación e intercambio. De este modo la oferta disponible se ampliará en número de instituciones participantes y también en el tipo de movilidad que ofrezcan las instituciones, ya que no solo será en modalidad virtual sino también presencial o híbrida.

Postulaciones

Los estudiantes podrán acceder al catálogo programas en https://www.learnchile.cl/INILATmov/# para luego postular a través de sus Oficinas de Relaciones Internacionales, de acuerdo con los plazos detallados por cada institución chilena. En la plataforma es posible ver cuáles son las universidades que se van sumando al proyecto y, a través del catálogo, la oferta disponible, que también se actualiza de manera permanente.

El programa INILATmov+ es coordinado por Santo Tomás Educación Superior – Chile, a través de la Coordinadora Nacional del Programa Experiencia Internacional, Cristina Muñoz, quien afirmó: «Al tener una instancia virtual de movilidad, los estudiantes que nunca han tenido acceso a viajar por problemas económicos o laborales van a tener igual la oportunidad de participar en aulas internacionales a través de INILATmov+. Así como ser parte de otras latitudes desde su casa, viviendo una experiencia internacional que tanto necesitan para desarrollar su perfil global. Es también la oportunidad de democratizar la internacionalización y seguir cooperando con instituciones de Latinoamérica, para generar alianzas que permitan estas vivencias».

Chile a la vanguardia del intercambio virtual universitario en la Región

¿Cómo la tecnología puede ser el aliado ideal para internacionalizar y democratizar los planes de estudio? La metodología COIL (Collaborative Online International Learning o intercambio virtual) ha sido la gran apuesta de la red Learn Chile en este sentido. Durante 2020, sus 24 instituciones de educación superior (IES) iniciaron un programa de fortalecimiento de capacidades para aplicar esta metodología de enseñanza a partir de 2021. Se trata de un proyecto que deja a Chile a la vanguardia a nivel regional en materia de aprendizaje internacional, en línea y colaborativo.

La metodología COIL se trata de un enfoque que conecta a estudiantes y profesores de diferentes culturas para aprender y trabajar en un proyecto colaborativo en línea. En Chile, estos proyectos se están gestando en red, principalmente con universidades de Norte y Sudamérica.

De fondo, se busca enriquecer la experiencia de aprendizaje y los mismos proyectos en sí, a partir de las distintas miradas, enfoques culturales, experiencias, legislaciones de los países involucrados, entre otras perspectivas. El proyecto involucrará a más de 1.400 estudiantes de las instituciones socias de la red y un número similar de estudiantes internacionales.

Democratizar la internacionalización

Muchos de estos estudiantes no pueden asumir los costos de una movilidad presencial, por lo que esta experiencia de internacionalización en casa resulta, al menos, democratizadora. “Incluso sin pandemia, sólo un porcentaje menor de los estudiantes puede acceder a movilidad tradicional debido a las barreras idiomáticas, económicas y curriculares”, comentó Karol Trautmann, directora de Relaciones Internacionales de la Universidad Técnica Federico Santa María.

En el actual escenario globalizado y competitivo, las universidades se enfrentan al gran desafío de incorporar en su modelo educativo las competencias transversales que definen a un profesional global: altamente calificado en competencias técnicas, con perfil emprendedor e innovador, capaz de trabajar y dirigir un equipo multicultural, empático, bilingüe, capaz de resolver problemas. La manera tradicional de adquirir este perfil global ha sido la movilidad, sin embargo, la pandemia de Covid-19 impone restricciones.

Levantamiento de capacidades

Este año, Lean Chile estableció una alianza estratégica con la Florida International University (FIU), la cual ha sido la responsable de instalar capacidades institucionales para la planificación y ejecución de programas COIL en las 24 IES de la marca.

Entre septiembre de este año y abril de 2021 se realizará la etapa de levantamiento de capacitaciones en COIL al interior de Learn Chile. Hasta el momento, 120 directivos superiores han sido introducidos a la metodología. Mientras que 70 académicos y profesionales de las instituciones miembro fueron formados, junto a sus pares internacionales (principalmente de Latinoamérica, pero también de Estados Unidos y Canadá). Finalizando el proyecto, se espera llegar a 140 capacitaciones.

Las docentes que encabezan el proyecto de levantamiento de capacidades son Stephanie Doscher, directora de la Oficina de Iniciativas Globales de Aprendizaje de Florida International University, y Eva Haug, coordinadora de Internacionalización de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam.

“Nos sentimos honrados de trabajar con ustedes en este importante proyecto. Ustedes son líderes en vuestras instituciones. Sus instituciones lideran a sus países, sus países lideran a su región y su región lidera el mundo a través de COIL”, saludó Stephanie Doscher a los participantes, haciendo referencia a la labor relevante que cumplen los docentes en la formación de conocimiento desde la interculturalidad.

Los proyectos

COIL es una metodología aplicable a cualquier disciplina. En el caso de Learn Chile, los primeros proyectos diseñados para ser implementados en las universidades el 2021 abarcan áreas tan diversas como vinicultura, arquitectura, kinesiología, informática, agronomía, obras marítimas, entre otros.

En el caso de la Universidad de los Andes, el proyecto COIL buscará que los estudiantes analicen e identifiquen los problemas que presenta la región en la promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación de las personas en situación de discapacidad y sus familias. Este proyecto está siendo gestado junto a la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Otro ejemplo de intercambio virtual es el de la Escuela de Ingeniería Civil Oceánica de la Universidad de Valparaíso, que trabajará junto a la Universidad de Colima (México) en identificar las normativas de construcción de obras marítimas de cada país, así como las problemáticas asociadas a estas normativas, por ejemplo, el impacto ambiental y social de las obras en su contexto.

“Este programa es parte de la estrategia de Learn Chile para mantener a nuestro país entre las preferencias de estudiantes internacionales y, al mismo tiempo, para dinamizar las relaciones de cooperación con universidades extranjeras. Los impactos se verán reflejados en nuevos acuerdos de colaboración y en numerosos programas que se desarrollarán utilizando la metodología COIL. Esto ampliará el alcance de los esfuerzos de internacionalización de las instituciones de educación superior chilenas y permitirá proyectar, sobre una base sólida, el retorno a las movilidades presenciales, combinándolas con modalidades en línea. Estas capacidades estarán disponibles para implementar programas híbridos, que serán parte de las acciones de internacionalización que se empiezan a desarrollar en todo el mundo”, concluyó el director de Learn Chile, Marcos Avilez.

La innovación curricular en la transformación de la educación técnico-profesional

La última jornada de Learn Chile en LACHEC 2020, este 27 de agosto, puso de relieve la educación técnico profesional chilena en el ámbito internacional. Un potente panel de académicos y especialistas nacionales abordó la Innovación Curricular como puente de transformación, aceleración y actualización de la formación técnico-profesional ante el desafío global de la industria: experiencias de Chile y Colombia y fue presentado por Juan Pablo Guzmán, rector IP-CFT Santo Tomás y presidente de Vertebral Chile; Carlos Díaz, rector de Duoc UC y Luis Eduardo Prieto, rector de INACAP Chile. A esta experiencia, se sumó la de Colombia, que fue relatada por Omar Lengerke, rector de las Unidades Tecnológicas de Santander y presidente de REDTTU Colombia, así como representantes de la industria de este país.

Las y los panelistas coincidieron en que la pandemia ha planteado un gran desafío al desarrollo de la educación técnico-profesional y que es necesario fortalecer un proceso de cooperación entre actores públicos y privados e, incluso, de la sociedad civil (Colombia); que es imprescindible implementar cambios curriculares que abran oportunidades a estudiantes nacionales e internacionales; que los docentes deben capacitarse y sumarse al cambio; y que esta transformación debe ir de la mano del desarrollo y apropiación de las tecnologías de la industria 4.0.

Guzmán (Santo Tomás) agregó que es fundamental el intercambio de estudiantes y docentes que amplíe los conocimientos y experiencias y les permita conectarse con una realidad regional y global. En este sentido, señaló que se debe afianzar el relacionamiento de las instituciones regionales y globales para exportar e importar experiencias formativas.

Prieto (INACAP) consideró que la cooperación entre instituciones debe sembrarse desde la enseñanza media, que se debe entablar una relación más cercana con los sectores productivos y se debe trabajar “codo a codo” con las empresas. “Debemos empezar a formar otro tipo de competencias como la facultad de emprendimiento”. También postuló que se debe “encantar” a los empresarios, para que se sumen al proceso de formación dentro de las instituciones.

Carlos Díaz (Duoc UC), por su parte, consideró que los desafíos son muchos y que los procesos para llevarlos a cabo serán de largo plazo. Visualizó la digitalización como uno de estos desafíos y planteó que las capacitaciones continuas en innovación y digitalización por parte del plantel docente son fundamentales, así como los vínculos que se establezcan con las empresas que, desde su punto de vista, están debilitadas debido a los efectos de la pandemia.

Alianzas colaborativas

La directora de Relaciones Internacionales de INACAP y presidenta de la Comisión Técnico Profesional de Learn Chile, Claudia Navarro, presentó un paper introductorio al mencionado panel en el que destacó los desafíos a los que se enfrentan actualmente las instituciones de educación superior (IES), en particular las técnico-profesional (TP). “El desafío es mantener actualizada su oferta en base a las competencias y estándares que requiere la industria, considerando, además, los cambios que éstas van experimentando de forma regular en un contexto social y tecnológico muy dinámico, tanto a escala local como global”, afirmó.

Para ello, considera que “es clave acelerar el mejoramiento y articulación de los procesos formativos y poner foco en el fortalecimiento y desarrollo de trayectorias formativas y laborales coherentes con las necesidades de las personas, la economía, la sustentabilidad y el territorio”. Así como lo es la articulación de un trabajo en red entre las instituciones académicas TP y las empresas y organismos representantes de la industria, junto con el Estado.

“Esta tríada -afirma- debe asumir un rol en el diseño colaborativo de un currículum innovador, pertinente y flexible, formando a los futuros trabajadores con las habilidades necesarias para ser competitivos en un espacio de trabajo crecientemente automatizado y cada vez más globalizado”. Es decir, la formación de profesionales capaces de desempeñarse en espacios de trabajo multiculturales e interconectados, independiente de la ubicación geográfica, conscientes del impacto de su actuación en el desarrollo sostenible global y el bienestar colectivo.

Eso requiere -apuntó- de un cuerpo de profesores altamente capacitados y actualizados en competencias laborales del siglo XXI, un desarrollo de investigación e innovación con base tecnológica y, sobre todo, que las instituciones establezcan vínculos con un espacio interconectado internacionalmente. Es decir, lo que se conoce como formación de ciudadanos globales. 

En el caso de la movilidad estudiantil conocida hasta antes de la pandemia, ésta era una herramienta para adquirir dichas competencias globales durante los viajes y estadías en otros países. Sin embargo -para Navarro-, en el caso de los estudiantes TP, a excepción de las prácticas en el extranjero, las cifras de movilidad están “muy por debajo de aquellas de estudiantes de carreras universitarias tradicionales”. En esto inciden directamente las barreras financieras, idiomáticas e incluso curriculares (convalidaciones), así como el tiempo repartido entre el estudio y el trabajo de muchos de estos estudiantes.

Por lo tanto, para lograr la obtención de competencias transversales, en especial las de orden global, considera beneficioso el uso de metodologías de aprendizaje implementadas a través de la colaboración internacional y la internacionalización del currículum. Y agregó que: “La cooperación internacional, además, puede aportar acelerando esta disminución de brechas y ampliando las oportunidades de colaboración en ámbitos más desarrollados en otras áreas del mundo”.

De allí que Navarro destacó el rol de la tecnología en este momento, como un vehículo “eficiente y democratizador”. Aunque señaló que su implementación requiere de una alta inversión por parte de las instituciones TP para que estas tecnologías estén al servicio de currículums innovadores, que aporten a la actualización de los estudiantes y su apresto laboral: didácticas de simulación y realidad virtual, robótica y automatización para capacitar en los aspectos técnicos y procedimentales requeridos por la industria. Así mismo -comentó-, se debe considerar la capacitación y actualización tecnológica de los profesores para que cumplan con su rol educador en este ámbito.

Sostuvo que las alianzas colaborativas y los proyectos concretos entre instituciones de educación TP y las empresas, son fundamentales para solventar esta inversión y disminuir las brechas de relevancia: “A través de proyectos conjuntos, generación de redes, virtualidad, colaboración internacional e internacionalización del currículum como vehículos de la innovación, se puede llevar a cabo de forma acelerada, la transformación y actualización de la formación técnico-profesional, no solo localmente sino también a nivel regional”.

Reinventarse y afrontar los desafíos de la internacionalización

La internacionalización de las instituciones de educación superior se ha desarrollado en los últimos años basada en el intercambio académico de estudiantes y académicos y, también, en la internacionalización del currículum y dobles grados y titulaciones. No obstante, todo esto se ha visto trastocado con la pandemia que estamos viviendo. Los alumnos y profesores no han podido viajar a otros países y asistir a clases, seminarios, congresos y reuniones presenciales en instituciones extranjeras. Las acciones tradicionales de movilidad e intercambio académico internacional han tenido que reinventarse y encontrar soluciones rápidas y válidas para enfrentar este desafío.

La internacionalización virtual nació como una solución lógica a esta problemática, ya que permite que alumnos puedan acceder a cursos online de universidades extranjeras e interactuar con otros estudiantes de una universidad, sin dejar su país de origen. Si bien esto no reemplaza la necesaria interacción cultural entre alumnos y la experiencia de vivir en otra cultura, posibilita que aquellos que hasta ahora no han tenido los medios económicos para viajar al extranjero a un semestre o un año de intercambio, puedan tener la posibilidad de acceder a una movilidad virtual y a una interacción online.

Esto ha permitido una verdadera democratización del intercambio estudiantil, hasta ahora reservado sólo a aquellos alumnos de educación superior con recursos económicos suficientes como para viajar y mantenerse en el extranjero un semestre o un año, y aquellos que obtenían becas de instituciones públicas y privadas.

Pero no sólo las posibilidades que se abren son para los alumnos, también los profesores de pueden tener la posibilidad de dictar clases online con pares extranjeros y sumar una valiosa interacción de aprendizaje virtual para sus alumnos. Lo que se denomina en inglés Collaborative Online International Learning (COIL), o Aprendizaje Colaborativo Internacional Online, permite que la enseñanza en distintas áreas y especialidades pueda ser compartida entre docentes de diferentes países e instituciones y los alumnos se vean beneficiados con un conocimiento más amplio y diverso.

Por otra parte, el hecho de que los innumerables webinars en distintas áreas del conocimiento, estén permitiendo que profesionales y expertos de distintas partes del mundo se unan virtualmente para compartir con un público, también internacional, sus ideas y conocimientos, generando una rica interacción inmediata de los participantes, ha sido una verdadera revolución en cercanía y costos. Cuando empezó esta pandemia, no imaginamos la cantidad de conocimiento que se iba a empezar a compartir y a crear a través de las plataformas virtuales. Nuestros miedos de perder los acercamientos y la interacción entre instituciones y académicos, nos llevó a generar acciones que dieron un vuelco a lo que hasta ese entonces era considerado cómo lo que se podía hacer en esta área.

En consecuencia, las instituciones de educación superior deben aprovechar esta etapa de dificultades que nos ha puesto la pandemia para reinventarse y afrontar los desafíos de la internacionalización con nuevas miradas y objetivos, que tiendan a masificar las posibilidades de acceso a este indispensable proceso de intercambio de conocimientos y cultura en la educación de sus alumnos. Los actuales medios de comunicación e interacción virtuales nos están acercando cada vez más a un necesario mejor acceso a la internacionalización a nuestros alumnos y profesores.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Learn Chile.

Redes de AL reflexionan sobre el financiamiento de la internacionalización de la educación superior

La iniciativa latinoamericana para la internacionalización de la educación superior promovida por las redes de internacionalización de Chile (Learn Chile), Colombia (RCI y ASCUN), Brasil (FAUBAI), Argentina (CIUN y Fiesa 2021), México (AMPEI) y Perú (REDIPERÚ), se gestó en mayo de este año y, este 21 de julio, realizó un exitoso III Encuentro, para tratar el tema “Investigación y financiamiento de iniciativas de cooperación”. Una meta que lidera Argentina que, en esta oportunidad, junto a Perú, fueron los países anfitriones de este encuentro.

La comunidad universitaria latinoamericana ha mostrado cada vez mayor interés en unirse para gestar acciones comunes que impulsen la internacionalización de la educación superior en la región. Este último encuentro, superó las 900 inscripciones y las 1.600 visualizaciones de la transmisión que se realizó a través YouTube, desde donde se puede revivir el encuentro y conocer los avances en las líneas de trabajo que se ha propuesto cada país.

Como ya es característico de estos encuentros, las voces de las instituciones están presentes a través de las disertaciones de los rectores que representan a cada país anfitrión. En este caso, de Argentina y Perú, desde donde también se ofrecieron muestras culturales audiovisuales.

Financiamiento de la educación superior

El rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina), Alfredo Lazzeretti, festejó esta iniciativa latinoamericana e invitó a las universidades de la región a sumarse. En su introducción consideró importante enmarcar a la educación superior desde una mirada puesta en el desarrollo humano sostenible, con un compromiso fuerte con la igualdad y la justicia social.

Desde allí, postuló que deben ser los Estados quienes asuman la responsabilidad de su financiamiento. En el caso de la internacionalización, este financiamiento podría provenir de las agencias internacionales que reciben aportes de los estados latinoamericanos. Citando como ejemplo los apoyos brindados en su momento por la Unesco y el BID, apuntó a abrir el diálogo con el Banco de Desarrollo Latinoamericano.

En este sentido, Lazzeretti consideró importante preguntarse sobre el tipo de internacionalización que se está promoviendo en la región. Planteó que es fundamental tener una mirada “holística” de los procesos de internacionalización, de manera que definan el espacio que van a ocupar en las casas de estudio, integrándose a las actividades de investigación y extensión que se lleven a cabo con otras universidades del mundo. Propuso promover la integración regional y los intercambios estudiantiles y académicos, rompiendo las barreras lingüísticas y mirando hacia continentes como África, en el que ve “un gran potencial”.

Internacionalización e investigación

El rector de la Universidad ESAN (Perú), Jorge Talavera, señaló que es un gran reto para las instituciones, designar parte de sus ingresos a fomentar la investigación. E incluyó, entre las fuentes de financiamiento, al sector empresarial y estatal, desde donde se debería fortalecer la investigación a través de fondos nacionales e internacionales, incentivos tributarios, entre otras medidas.

Talavera dio relevancia a la internacionalización de la investigación universitaria como factor que influye en la cadena de valor de las instituciones, vinculándola de manera directa con el desarrollo social. También puso en valor el trabajo concreto de las redes que fomentan la investigación y cómo se comparte el conocimiento que se genera a través de las distintas instituciones.

En este sentido, llamó a “aprender y cooperar”. Es decir, a compartir experiencias y buenas prácticas, acercarse a otras instituciones y aprender de las soluciones y estrategias que generan en su interior.

La agenda de trabajo de esta iniciativa de redes de internacionalización continuará en LACHEC durante agosto, en línea con la generación de una agenda común y de encuentros para la gestión, el intercambio, la transferencia de buenas prácticas y el posicionamiento de LATAM en el sector de la educación internacional.

Síguenos para recibir novedades de los próximos encuentros.

III Encuentro de Redes de Internacionalización de América Latina

Las mujeres se animan más a estudiar en el extranjero

De acuerdo con el Informe 2018 sobre matrícula de estudiantes extranjeros en Chile, el 61% de los estudiantes de intercambio que llega a estudiar a Chile son mujeres (a nivel mundial la movilidad femenina es de un 65%). ¿Qué lleva a las estudiantes internacionales a salir de su país y explorar nuevos horizontes?

A través de su experiencia como director de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el director de Learn Chile, Marcos Avilez, considera que “se sienten muchas veces en desventaja frente a los hombres en el mundo laboral, lo que las motiva a ir más allá en su formación. Otro aspecto importante, es que durante la universidad los hombres se sienten muy cómodos en su zona de confort”.

De hecho, un estudio de la Universidad de Gettysburg, escrito por Samantha Brandauer y Kate Freyhof, encontró que los hombres universitarios estaban más influenciados por sus compañeros que las mujeres. Y descubrieron una «mentalidad de hermano», a través de la cual, los hombres estaban menos dispuestos a dejar a sus amigos para irse al extranjero. En cambio, las mujeres, al estar más influenciadas por sus familias y las casas de estudio, no sufrían de este “síntoma”.

Los tiempos cambian

Fue hace poco más de un siglo que las mujeres tuvieron la posibilidad de estudiar una carrera. En ese entonces, hacerlo en el extranjero era visto como un peldaño en la carrera del refinamiento personal cuyo último escalón era el matrimonio. Distintos estudios sobre las brechas de género universitarias demuestran que, desde su concepción, estudiar en el extranjero ha estado más asociado a las mujeres que a los hombres, aunque los fines hayan ido cambiando con el tiempo y con la deconstrucción de estereotipos.

Más allá de ampliar sus fronteras laborales, Avilez observa que “lo hacen porque quieren prepararse para la vida laboral y, estudiar en el extranjero, las dota de mejores competencias y una mejor comprensión del mundo laboral, que muchas veces no encuentran en sus universidades”.

Distintas motivaciones

Otros artículos también encuentran explicación a la preponderancia femenina en la movilidad estudiantil, en la finalidad que da cada sexo a la experiencia universitaria. Según describe el sitio The Chronicle of Higher Education, en un artículo sobre la brecha de género entre estudiantes universitarios, las mujeres tienden a prepararse mejor para la clase.

En la otra vereda, los hombres, pasan más tiempo jugando videojuegos y mirando televisión. Sin embargo, profesionalmente, tienden a sobresalir en ferias de trabajo y entrevistas y ven a la universidad como un lugar para continuar con un trabajo. Por ello, estudiar en el extranjero es una distracción para ellos, a menos que puedan relacionarlo directamente con su campo de trabajo.

En el caso de Chile, un 45% de las estudiantes internacionales decidió seguir una carrera profesional, mientras que un 28% realiza estudios de postgrado. De esos porcentajes, el 33% eligió Administración y Comercio como área de conocimiento y el 22%, el área de Salud. En todas las áreas de conocimiento, salvo en Tecnologías (74% de hombres versus un 26% de mujeres), las mujeres son mayoría. Te invitamos a leer otro artículo en el que analizamos las razones de esta brecha.

En definitiva, aunque el hecho de fijar objetivos profesionales haya estado históricamente más relacionado al lugar que ocupan mujeres y hombres en una sociedad, la posibilidad de estudiar en el extranjero se ha ido extendiendo y, salir a conocer nuevos horizontes, se ha convertido en una experiencia que supera lo académico. Si sientes curiosidad por una carrera en particular, seas hombre o mujer, te invitamos a revisar nuestro buscador de oferta académica y a vivir Chile.

«Vuelvo a mi país con una mirada más amplia del mundo empresarial»

Lindsey Malott llegó a Chile desde Estados Unidos (Estado de Ilinois, Chicago) con el fin de hacer un intercambio para estudiar contabilidad y español. Eligió la sede de Valdivia de la Universidad Santo Tomás para vivir esta experiencia y hoy regresa enriquecido no sólo por aprender un nuevo idioma sino también por lo que le significará haber podido ver desde adentro un mercado como el chileno.

«Aprendí a manejar presupuestos y formulas sobre el consumo. También tome una clase de Servicio Social sobre la familia y así conocí la estructura familiar chilena. Aprendí sobre el mundo empresarial de otro país y cómo funciona. Es beneficioso porque en EE.UU. yo puedo encontrar trabajo en empresas internacionales y me abre más puertas. Aprendí demasiado», comentó este estudiante extranjero que llegó a Chile hace seis meses.

La decisión la tomó luego de conversar con uno de sus profesores en su universidad de origen; Blackburn College: «Tengo dos profesores en Blackburn que en mi primer año me dijeron que es bueno viajar y conocer la cultura de otros países y, sobre todo, aprender español. Mi primer semestre en mi clase de español me gustó mucho, consulté y me dijeron que debía participar de un intercambio extranjero. Elegí Valdivia, porque tengo un amigo que estudió aquí hace tres años, entonces vine con buenas referencias».

Y agregó: «De todas maneras, creo que lo mejor es recomendar estudiar en otro país, porque siempre una experiencia internacional es buena. Quiero decirles a mis compañeros que ellos necesitan conocer más lugares, especialmente Chile, porque cuando viajas puedes tener una visión más amplia del mundo, puedes crecer como persona y profesional y así uno aprecia más cosas».

Lee el artículo completo.