Las mujeres se animan más a estudiar en el extranjero

3 marzo, 2020

COMPARTE ESTE CONTENIDO

De acuerdo con el Informe 2018 sobre matrícula de estudiantes extranjeros en Chile, el 61% de los estudiantes de intercambio que llega a estudiar a Chile son mujeres (a nivel mundial la movilidad femenina es de un 65%). ¿Qué lleva a las estudiantes internacionales a salir de su país y explorar nuevos horizontes?

A través de su experiencia como director de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el director de Learn Chile, Marcos Avilez, considera que “se sienten muchas veces en desventaja frente a los hombres en el mundo laboral, lo que las motiva a ir más allá en su formación. Otro aspecto importante, es que durante la universidad los hombres se sienten muy cómodos en su zona de confort”.

De hecho, un estudio de la Universidad de Gettysburg, escrito por Samantha Brandauer y Kate Freyhof, encontró que los hombres universitarios estaban más influenciados por sus compañeros que las mujeres. Y descubrieron una «mentalidad de hermano», a través de la cual, los hombres estaban menos dispuestos a dejar a sus amigos para irse al extranjero. En cambio, las mujeres, al estar más influenciadas por sus familias y las casas de estudio, no sufrían de este “síntoma”.

Los tiempos cambian

Fue hace poco más de un siglo que las mujeres tuvieron la posibilidad de estudiar una carrera. En ese entonces, hacerlo en el extranjero era visto como un peldaño en la carrera del refinamiento personal cuyo último escalón era el matrimonio. Distintos estudios sobre las brechas de género universitarias demuestran que, desde su concepción, estudiar en el extranjero ha estado más asociado a las mujeres que a los hombres, aunque los fines hayan ido cambiando con el tiempo y con la deconstrucción de estereotipos.

Más allá de ampliar sus fronteras laborales, Avilez observa que “lo hacen porque quieren prepararse para la vida laboral y, estudiar en el extranjero, las dota de mejores competencias y una mejor comprensión del mundo laboral, que muchas veces no encuentran en sus universidades”.

Distintas motivaciones

Otros artículos también encuentran explicación a la preponderancia femenina en la movilidad estudiantil, en la finalidad que da cada sexo a la experiencia universitaria. Según describe el sitio The Chronicle of Higher Education, en un artículo sobre la brecha de género entre estudiantes universitarios, las mujeres tienden a prepararse mejor para la clase.

En la otra vereda, los hombres, pasan más tiempo jugando videojuegos y mirando televisión. Sin embargo, profesionalmente, tienden a sobresalir en ferias de trabajo y entrevistas y ven a la universidad como un lugar para continuar con un trabajo. Por ello, estudiar en el extranjero es una distracción para ellos, a menos que puedan relacionarlo directamente con su campo de trabajo.

En el caso de Chile, un 45% de las estudiantes internacionales decidió seguir una carrera profesional, mientras que un 28% realiza estudios de postgrado. De esos porcentajes, el 33% eligió Administración y Comercio como área de conocimiento y el 22%, el área de Salud. En todas las áreas de conocimiento, salvo en Tecnologías (74% de hombres versus un 26% de mujeres), las mujeres son mayoría. Te invitamos a leer otro artículo en el que analizamos las razones de esta brecha.

En definitiva, aunque el hecho de fijar objetivos profesionales haya estado históricamente más relacionado al lugar que ocupan mujeres y hombres en una sociedad, la posibilidad de estudiar en el extranjero se ha ido extendiendo y, salir a conocer nuevos horizontes, se ha convertido en una experiencia que supera lo académico. Si sientes curiosidad por una carrera en particular, seas hombre o mujer, te invitamos a revisar nuestro buscador de oferta académica y a vivir Chile.